Hacia el sol de mi mañana

Hacia el sol de mi mañana

No, no hay fuerza superior que me impida ver el sol, aunque el tiempo se esfumó y como el agua entre los dedos se escurrió.
Si, lo vi caerse sin detenerse y sin regresar, tras mis pisadas se derrumbó, tras mis espaldas se desmoronó, dejo de ser mi presente y se tornó un pasado más, una foto en el álbum de los recuerdos, una nota crucificada en la heladera, un viejo olor a añejo, un verano travieso, un invierno perverso.
No, no hay límites para mis ojos,”no hay cadenas para mi mirada y nada me impedirá ir en pos del sol.”
No, no hay caricias que me retengan, no hay dulzura que me convenza, no hay lazos que me aprisionen, estoy decidido a ir tras el sol, mirar el sol de mi mañana, dejar atrás la noche de mi pasado y alcanzar el utópico horizonte antes que se desvanezca frente a mis ojos y saltar, saltar tan alto hasta alcanzarlo y fundirme en su glorioso futuro” y navegar a la distancia en sus rayos de calidez.

No hay comentarios

Añade tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.